¿Qué significa ser una generación que prefiere tener experiencias en vez de sueldos? ¿Qué significa ser una generación de personas que duermen en los sillones de otras personas en vez de en su propia casa? ¿Qué significa ser una generación que no busca trabajos estables y que pasa años saltando de apartamento en apartamento?

Para las mentes antiguas de nuestros padres, y para todos los demás que tienen una opinión formada, significa que somos dispersos, locos, irresponsables. Significa que muchos de nosotros venimos de familias con padres divorciados y que ahora no podemos madurar. Significa que somos desorganizados, que no tenemos motivación y que no merecemos la etiqueta de “adultos”.

Ellos nos dicen que somos atolondrados y flojos. Nos dicen que busquemos trabajos estables. Que nos establezcamos. Nos dicen que dejemos de jugar y crezcamos de una vez por todas.

Pero de lo que no se dan cuenta, es que sí somos adultos, pero que el significado de “madurar” ya no es el mismo.

No te dejes engañar, podríamos hacerlo si quisiéramos; podríamos ponernos un traje y guardar nuestros currículos en carpetas de cuero. Caminar con un maletín y tener cientos de responsabilidades sobre nuestros hombros. Podríamos subir y bajar en ascensores por el resto de nuestras (clásicas y aburridas) vidas. Podríamos encadenarnos a escritorios durante 60 horas de trabajo semanales, como las “personas normales” hacen.

Pero decidimos que no queremos. Que preferimos no estar presos de la rutina de un “día normal”.

no madurar

Hemos decidido que no queremos pretender ser felices. Hemos decidido que queremos arriesgarnos al caos y las caídas que vienen con el hecho de negarnos a conformarnos antes que encadenarnos a la idea de una vida normal.

Preferimos no cumplir con las reglas e ideales que hemos heredado generación tras generación. Preferimos utilizar nuestro tiempo según un calendario creado por nosotros mismos. Preferimos vestirnos como queremos y trabajar para compañías que nos llaman la atención, y nos presenten un desafío.

Preferimos pasar meses viajando en vez de sumar días en una nómina de sueldos. Preferimos estar moviéndonos, mezclandolos y explorando nuevos terrenos e ideas. Preferimos ver el país en el que vivimos y no solo trabajar para él.

Por esto y por los siguientes 40 motivos, es que queremos que nuestra generación no madure jamás.

1- Viajamos por el mundo y no entre oficinas.

amigos

2- Compramos ropa que nos gustan y no la que nos dicen que es apropiada.

3- Perseguimos sueños antes que fechas límites.

4- Vamos a conciertos antes que a seminarios.

5- Arrendamos antes de encadenarnos a una hipoteca.

6- Seguimos a nuestras pasiones antes que a un cheque estable.

7- Elegimos trabajos y no carreras.

8- Tomamos la iniciativa en vez de sentarnos sobre nuestros problemas.

9- Aprendemos nuevos idiomas en vez de interpretar los antiguos.

10- Tomamos oportunidades y no bonos por trabajar en Navidad.

no madurar

11- Escalamos montañas y no escaleras corporativas.

12- Rompemos nuestros corazones antes que nuestros promesas.

13- Hacemos nuestra propia comida en vez de pagar por ello.

14- Trabajamos para el fin de semana y no los fines de semana.

15- Atravesamos los techos en vez de mirar por las ventanas.

16- Elegimos la pasión en vez de palmadas en la espalda.

17- Vivimos en el presente y no en el pasado.

18- Estamos en aviones y no recibiendo postales.

19- Ofrecemos amistad a personas de otros países en vez de odiar a nuestros vecinos.

20- Pensamos afuera de lo establecido antes que trabajar en cubículos.

caja

21- Cultivamos nuestra creatividad en vez de cultivar nuestro jardín.

22- Juntamos experiencias en vez de polvo.

23- Hacemos arte en vez de estar pintados en una esquina.

24- Inventamos en vez de ingerir todo lo que nos dicen.

25- Alzamos nuestra voz en vez de pasar nuestras vidas sentados.

26- Juntamos momentos y no cosas.

27- Vivimos nuestros días en vez de esperar que terminen.

28- Reformamos las leyes en vez de conformarnos a ellas.

29- Bailamos descalzos en fiestas en vez de bailar alrededor de los problemas.

bailar

30- Tomamos las decisiones en vez de aceptar las de otros.

31- Vivimos por la historia más que por la conclusión.

32- Desestimamos etiquetas en vez de vivir bajo ellas.

33- Le damos la bienvenida a los desconocidos en vez de crear enemigos.

34- Lo soportamos todo en vez de enterrar todo.

35- Comemos comidas nuevas en vez de seguir las recetas de nuestras madres.

36- Hacemos lo que queremos en vez de esperar que nos digan que es correcto.

37- Nos casamos con nuestras causas en vez de casarnos con las personas equivocadas.

38- Escribimos nuestros propios libros en vez de buscar el final de otros.

39- Conversamos con las personas en vez de sentarnos a escuchar cómo otros nos hablan desde arriba.

40- No dormimos tanto tiempo pero soñamos más en grande.

mirar el cielo

No more articles